Compartir

La embajadora de Buenos Aires 2018, leyenda mundial del hockey sobre césped, conoció el hogar de los atletas y volvió a su época de jugadora. Hasta se fue con un acolchado como recuerdo de su visita.


“Estoy orgullosa de que Argentina pueda organizar un evento de semejante magnitud. Volver a una Villa Olímpica me trae muchísimos recuerdos. En mis años como deportista ni de casualidad nos tocaba hospedarnos en un lugar tan lindo. Realmente quedé impactada y me llevé una gran sorpresa”.

El último partido oficial de Luciana Aymar fue en diciembre del 2014 cuando obtuvo su sexto Champions Trophy con la camiseta de Las Leonas, pero en su primera visita a la Villa Olímpica de la Juventud sintió la misma emoción que en su época de jugadora, se paró en un balcón y no ocultó su deseo: “Me gustaría volver a tener 17 años”.

La embajadora de Buenos Aires 2018, una leyenda mundial del hockey sobre césped, recorrió durante más de una hora el predio que se convertirá en la casa de los 3.998 jóvenes atletas y vivió un anticipo de lo que se experimentará del 6 al 18 de octubre en el mayor evento multideportivo de la historia de nuestro país.

“Estoy orgullosa de que Argentina pueda organizar un evento de semejante magnitud. Volver a una Villa Olímpica me trae muchísimos recuerdos. En mis años como deportista ni de casualidad nos tocaba hospedarnos en un lugar tan lindo. Realmente quedé impactada y me llevé una gran sorpresa”, le dijo Lucha a buenosaires2018.com.

Acompañada por Laura Márquez, la Directora de la Villa Olímpica de la Juventud, la rosarina conoció los edificios y le levantó el pulgar al predio: “Es perfecto para la vida social que se desarrolla dentro de una Villa. Los chicos van a caminar por los mismos sectores, compartirán el comedor y se encontrarán en la plaza”.

Aymar se dio el gusto de ganar cuatro medallas en sus cuatro Juegos Olímpicos. Fue plata en Sydney 2000, bronce en Atenas 2004, bronce en Beijing 2008 y plata en Londres 2012. En los últimos además tuvo el honor de portar la bandera argentina en la ceremonia inaugural. Ahora se prepara para ser protagonista como embajadora.

“Los que participen en estos Juegos Olímpicos de la Juventud van a disfrutar algo único. Especialmente a su edad… Las habitaciones me transportan a Sydney 2000. Era muy pequeña, miraba todo con mucha admiración y cada detalle me impactaba el doble”, contó la ocho veces mejor jugadora del mundo.

¿Su consejo para los jóvenes? “Todos deben estar entrenando para rendir al máximo. Uno siempre quiere ganar. Pero que dejen de lado los nervios, se relajen y lo disfruten, porque esto se vive una vez. En los Juegos Olímpicos se ven con claridad los valores del deporte. Hay respeto, conocés distintas culturas y sumás nuevos amigos”.

Antes de irse de la habitación, Lucha se acostó en una de las camas, cerró los ojos un instante y no resistió la tentación: “¿Me puedo llevar el acolchado como recuerdo? Tengo uno de todos mis Juegos Olímpicos. Es el souvenir más importante que nos queda a los atletas. ¡Por esto también quiero volver a los 17!”.

FOTOS: Pablo Elías – Buenos Aires 2018