Compartir

El Seleccionado Nacional igualó en su primer partido del Campeonato del Mundo con su par húngaro tras una gran performance defensiva y un juego criterioso en ataque. El domingo, el rival será Suecia.


El historial entre Argentina y Hungría era apabullante. Los húngaros habían ganado los tres encuentros entre ambos por más de once goles en cada caso. Y el inicio del encuentro de este viernes parecía presagiar algo similar, cuando el equipo europeo comenzó 5-0 en ventaja. Argentina mejoró en defensa y pudo destrabar el arco rival con tres goles seguidos de Lucas Moscariello. De ahí en adelante, se mantuvo en partido de la mano de los ingresos de Pablo Simonet y Manuel Crivelli, aunque el tablero al descanso mostró a Hungría 13-10 en ventaja.

Los primeros diez minutos del complemento fueron de Argentina y de Federico Fernández, que anotó cuatro goles para llegar al 16-16. Con Crivelli y Pablo Simonet de abanderados, sumado a la fuerza de Sebastián Simonet -que reingresó con una lesión en el segundo tiempo-, el equipo conducido por Manuel Cadenas llegó al cierre gol a gol y tuvo un ataque para ganarlo, pero se apresuró en la resolución y le dio una chance más a Hungría, que no supo aprovechar y el encuentro terminó 25-25.

De esta manera, Argentina consiguió así su quinto empate ante un seleccionado europeo en 94 partidos (11 victorias y 78 derrotas) y arranca su participación en Alemania y Dinamarca 2019 de gran forma. Este domingo, el rival será Suecia, cabeza de grupo y candidato a meterse en semifinales.

ARGENTINA (25): Schulz, F.Fernández 4, Pizarro, P.Simonet 6, Baronetto 1, Vieyra 1, Moscariello 4, J.P.Fernández 1, Carou, Crivelli 5, Fischer, Martínez 1, Mouriño, Maciel, Bonanno.

Por Pablo Monti – Prensa CAH