Compartir

Las Kamikazes lograron otro éxito. Esta vez, vencieron a una potencia mundial como lo es Brasil en Shoot-out y se colgaron la medalla de oro en los IV Juegos Deportivos Suramericanos.


Las “Kamikazes”, el seleccionado argentino de beach handball femenino, consiguieron hoy una histórica medalla dorada al derrotar a Brasil por 2-1, en la final de la disciplina en los IV Juegos Suramericanos de Playa Rosario 2019, en una emocionante definición por shoot outs.

EL equipo argentino se impuso por parciales de 15-14, 13-16 y 7-6, ante un gran marco de público que desafió el inclemencias climáticas, como fueron el viento, la lluvia y el frío.

La popularidad y el corazón de las “Kamikazes” se impusieron al temporal que azotó a Rosario y, por primera vez en la historia, consiguieron vencer a Brasil, una de las potencias mundiales de la especialidad, y subirse a lo más alto de un podio internacional también por primera vez.

Luego del oro conseguido en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018, el desafío pasaba por confirmar el potencial del equipo en una competencia para adultos, y el equipo lo demostró cediendo un solo set en todo el torneo, justo en la final ante las brasileñas.

EL equipo que contó Gisella Bonomi, abanderada argentina en la ceremonia inaugural de Rosario 2019, Caterina Benedetti, Carolina Ponce, Zoe Turnes y Fiorella Corimberto, medallistas doradas en Buenos Aires 2018, y al que se sumaron cinco del equipo adulto, venció a Chile (2-0), Perú (2-0), Paraguay (2-0) y Venezuela (2-0).

Fue una trabajosa victoria de Argentina frente a Brasil, después de ganar el primer set por 15-14, caer en el segundo por 16-13, llegó la definición por shoot outs, donde se impuso por 7-6.

El triunfo llegó con suspenso, ya que los árbitros anularon el lanzamiento de Caterina Benedetti por una supuesta infracción y todo quedó dado para la victoria de Brasil. Sin embargo, la suerte le hizo un guiño a las argentinas, ya que la jugadora brasileña lanzó sobre la salida de Zoe Turnes y la pelota se frenó a centímetros del arco, para delirio y lágrimas de felicidad de las “Kamikazes”.

“La verdad que fue mala suerte. No sé si caminé o no, después lo voy a tener que ver en el video. Yo vi el arco solo y, en ese momento, tendría que haber girado y tirar, pero hice un paso más y me cobró camina. Después estaba rezando que Zoe lo ataje y, por suerte, salió todo bien”, contó emocionada Benedetti.

Y agregó: “Cuando la pelota no entró, me explotó el corazón de emoción”, tras lo que explicó: “Vinimos a este torneo con mucha incertidumbre, porque no nos conocíamos mucho las juveniles y las mayores. Por suerte,  pudimos festejar”.

Por su parte, Salvador Comparone, entrenador del equipo albiceleste, analizó: “El saldo es más que positivo. Había muchas cosas nuevas. Cinco chicas medalla de oro olímpico el año pasado en Buenos Aires y cinco mayores que hace más de diez años que vienen buscando este triunfo. Le ganamos a Brasil por primera vez. Salimos por primera vez campeones de un torneo. Mucha alegría y muy agradecido a las jugadoras”.

“Era algo que no sabíamos como iba a funcionar. Teníamos claro que teníamos que hacer un cambio, pero teníamos que elegir bien en que puesto y que jugadoras. Por suerte, todas se brindaron y nos fuimos conociendo entre todos, incluido el cuerpo técnico. Costo integrarlas, pero este torneo y la convivencia fueron algo fundamental para que ellas se conocieran más. Estando bien el grupo, es más fácil ganar cosas”, puntualizó el técnico, sobre la integración generacional de las jugadoras.

Sobre la definición del duelo, Comparone no dudó en señalar que “el final fue un poco infartante. Teníamos para ganarlo primero y después para ganarlo ellas, pero cuando la pelota la pasa por arriba a Zoe, pica y se queda quieta cerca de la línea de gol, ahí saltamos todos a festejar”.

Quien tuvo la responsabilidad de atajar el último penal de la definición, Turnes, manifestó: “Me voy feliz porque logramos consolidar un equipo que tiene futuro. Nunca se notó la diferencia de edad. Eso quedó demostrado en la cancha”.

Fuente: COA