Compartir

Por octava vez en su historia, Bolívar Vóley es el campeón de la Liga de Voleibol Argentina. La coronación del Celeste en la temporada 2018/2019 de la máxima competencia nacional llegó tras un partido para el infarto ante Obras de San Juan, que dominó 2-0 en el República de Venezuela antes de la incontenible reacción local, que se extendió hasta el 3-2 (20-25, 19-25, 25-23, 25-13, 18-16) que desató el sufrido festejo de la hinchada bonaerense.


El partido tuvo dos momentos marcados. El primero fue con supremacía visitante, la cual se empezó a construir desde el tremendo Jesús Herrera, autor de un 5-3 que le permitió a Obras controlar todo el primer set. Osniel Melgarejo también rindió bien y así la visita, al ritmo de los cubanos, dibujó parciales de 8-3 y 14-10. En ese momento, Bolívar probó con Guillermo García como opuesto, pero el dueño de casa sólo logró arrimarse a 14-11 y luego 16-15, hasta que Melgarejo restauró el 18-15 y luego Herrera se sumó a 21-18. El propio opuesto limó las manos del bloqueo celeste y firmó el 25-20.

La tónica se acentuó en el segundo: Bolívar se mostró estupefacto ante el gran juego de Obras, sobre todo en defensa y contraataque, que derivó en que un 14-12 local (de la mano de Jan Martínez) se deshiciera hacia un 17-14 visitante. La nueva prueba de Javier Weber para nivelar fuerzas fue con Lucas Madaloz de opuesto, y el brasileño se quedó de ahí en más, pero con errores propios Bolívar se quedó atrás y Obras, a pura cobertura, quedaba a un set de la gloria con el 25-19 de Herrera.

El cambio de rumbo del juego se dio bien entrado el tercer set. Es que la ilusión de Obras siguió creciendo a continuación, con Herrera como estandarte e incluso como autor de un 12-9 que facturó con un saque que descansó en la red, que parecía señalar la suerte del campeón. Todavía a altísimo nivel, el conjunto sanjuanino progresó a 21-18 entre Melgarejo y Rodrigo Quiroga, pero en ese punto todo cambió. Un error por el centro dejó a Bolívar a uno (21-20) y las Águilas percibieron la debilidad rival: Lucas Ocampo se hizo gigante para el 22 iguales y, después de un nuevo tanto de Quiroga, aprovechó luego la presión de saque del MVP Raydel Hierrezuelo y con dos contras descontó por 25-23.

Lo que sigue, se dio en un santiamén. Obras acusó el golpe y el cuarto parcial fue de otro partido, con Bolívar entonadísimo hacia números de 6-3 y 10-5. Un bloqueo de Pablo Crer en la pelota siguiente detonó a la hinchada del República de Venezuela, que notaba cómo la cosa empezaba a cambiar. Obras intentó reagruparse (14-11), pero Madaloz apuró el saque y calmó las aguas por 16-11. La recta final se abrió por 20-12 y el Celeste, con Martínez y Madaloz, no se demoró para el 25-13 y el tie-break.

Como tenía que ser, esta gran final entre dos rivales nivelados se cerró con un quinto set de dientes apretados. Y el capítulo final fue una síntesis del partido, porque Obras primero pegó a 3-0 y progresó a 7-4 con Quiroga a la cabeza, para un mando que llegó a ser de 9-6 desde la incansable defensa de Franco Massimino. Sin embargo, aunque Obras alcanzó el punto 13 en ventaja, un error de Herrera significó el 13 iguales y un bloqueo de Crer puso a Bolívar arriba en el sprint final (14-13). El cierre tardó en llegar, pero sumaron Madaloz y Martínez hasta que Agustín Loser, también de bloqueo, materializó el 18-16.

PRENSA ACLAV / PRENSA BOLÍVAR