Compartir

Hace días circula una versión sobre la nueva condición para que los deportistas argentinos mantengan el pago mensual de Agencia de Deportes y ENARD, el cual se atiene a la obtención de medallas en los Juegos Panamericanos. Los deportistas, dirigentes y entrenadores aún no han sido informados oficialmente al respecto.


Por Micaela Piserchia / aadeporte.com.ar
(@micapiserchia)

A menos de dos meses de que comience la máxima cita continental, los deportistas argentinos están en la cuerda floja. Es que según se dio a conocer en la nota del sitio Ephectosport, quienes no consigan alguna medalla en los Juegos Panamericanos de Lima, perderán inmediatamente sus becas de Agencia de Deportes Nacional y ENARD.

Las políticas de ajuste por parte del Gobierno actual que tienen como objetivo reducir el gasto público golpean nuevamente al deporte argentino. El primer paso hacia esta medida radical tuvo que ver con la modificación de la financiación del ENARD y quita del valor del 1% proveniente del impuesto a la telefonía celular, lo que lo transformaba en una dependencia de la partida presupuestaria anual. El año pasado además hubo una conversión de Secretaría de Deportes a Agencia Nacional, lo que abría las puertas a la privatización y bajaba de rango al deporte nacional. Todo eso que iba de la mano con el corto presupuesto contrapuesto a la creciente crisis inflacionaria que año tras año depreciaba el valor destinado a la actividad deportiva, la cual medida en dólares era cada vez menor. Porque si bien las becas este año han aumentado un 30% las de ENARD y entre un 10 y 15% las de ADN, la bestial situación económica produce que esos incrementos sean casi imperceptibles para los deportistas.

A pesar de que se ha instalado esta fuerte versión, según pudo averiguar AAD con dirigentes, entrenadores y deportistas, no hay informaciones oficiales al respecto por parte de los organismos nacionales. Sí hubo disconformidades generales que se hicieron públicas, por ejemplo como el caso del maratonista Mariano Mastromarino, quien fue desafectado del sistema de becas por no haber conseguido una medalla en la Maratón de Buenos Aires y que ahora, para participar en los Juegos Panamericanos de Lima, debe no solo sacrificar su habitual preparación en la altura sino también costear su propio viaje (al igual que hizo con la Maratón de Sevilla). Otra situación que ocurrió este año es que, por errores administrativos no se pudo depositar el precio actualizado de las becas conforme a categorías establecidas para 2019, por lo que los deportistas percibieron un monto menor al estipulado. Desde el ENARD informaron que a partir de junio se les agregará la suma restante para enmendar de inmediato la situación.

Hay que analizar la proyección de medallas, aunque sin soslayar el cómo llegaron a Lima, la definición. Los cambios en la economía y las reglas de obtención de becas afectan directamente a la preparación para este torneo, porque hay que ajustar la cantidad de giras que se pueden realizar, los torneos en los que se puede participar y los insumos que se pueden adquirir. Esta decisión iría en detrimento del desarrollo del deporte contemplando que para muchos deportistas, es el mayor -y casi único- sustento económico que les permite realizar la actividad. La realidad del deportista amateur es que debe mantenerse con otro tipo de ingresos, no solo las becas, sino que también debe recurrir a trabajos e incluso rifas y hasta sortear elementos de su propiedad para costear torneos en caso de no contar con sponsors.

Es menester crear una política deportiva equitativa que incentive el deporte, lo desarrolle y lo haga autosustentable. Que la misma sea a largo plazo e independiente del gobierno de turno, que haya autoridades idóneas que se acerquen al deportista y conozcan sus necesidades e inquietudes, que trabajen por mejorar el espacio y las condiciones de entrenamiento para así fomentar el crecimiento de los deportistas.

El futuro es pura incertidumbre para los deportistas argentinos: no hay que olvidar que este es un año electoral en el que muchas cosas se ponen en juego y, como siempre, los años de Juegos Panamericanos cierran ciclos. Habrá que esperar y desear que los deportistas no sean otra vez los perjudicados.

Foto: politicaargentina.com