Compartir

La victoria de Crusaders por 19-3 y su consagración como tricampeón del Súper Rugbypuso fin a la ilusión de Jaguares esta temporada. Sin embargo, lejos de catalogar este segundo puesto obtenido, el head coach Gonzalo Quesada mostró su lamento por el resultado destacó lo conseguido por el plantel argentino, un hito en la historia del rugby nacional.


«Sabíamos que iba a ser muy duro, vinimos a aprovechar cada oportunidad. Si contamos, hasta tuvimos más oportunidades de tries nosotros. Hubo muy poco por los dos lados y las defensas estuvieron más fuertes que los ataques. Estoy muy orgulloso por la final de hoy, no estuvimos tan lejos», fueron las primeras palabras del entrenador apenas terminado el encuentro.

Ya más analítico en cuanto a los distintos aspectos del juego, Quesada destacó las virtudes del equipo neozelandés pero también reconoció lo hecho por su equipo. «Creo que ellos juegan bárbaro el contacto, al principio quisieron tenerla y se les complicó. Después por una pelota que le roban a Tito (Díaz Bonilla) terminan entrándonos por el ciego. Jugamos un partido de igual a igual ante Crusaders en una final. No es de mediocre pero hay que darle a los jugadores el reconocimiento que se merecen. No había espacios para nadie, los dos equipos estaban muy sólidos pero ellos demostraron mas oficio», comentó.

El trabajo hecho por todo el staff argentino llevó a que Jaguares pueda llegar hasta esta instancia y medirse ante el mejor equipo del mundo y el máximo ganador del certamen (con el de hoy acumuló diez títulos). «Creo que estuvimos presentes, es difícil jugar finales. No entramos a la cancha a mirar jugar al equipo favorito. Propusimos nuestro juego, que por momentos salió y en otros no. Esto nos va a servir de aprendizaje para el futuro. Fue la primera temporada para algunos de nosotros y el año que viene habrá revancha», destacó Quesada.

Para el ex apertura surgido de Hindú Club, la clave del partido estuvo en las infracciones que consiguieron los locales a su favor y como las canjearon por puntos a través de su pateador Mo’unga. «Ellos se llevaron penales en momentos claves y los aprovecharon para agrandar la diferencia. Creo que se la vieron difícil y el score queda grande. El 19 a 3 parece más de lo que fue«, explicó.

«Cada uno de los clubes de donde vienen los chicos tienen que estar muy orgulloso por el sentimiento que tienen los jugadores. Es un placer el trabajo del día a día con este grupo y sus lágrimas reflejan todo su esfuerzo«, concluyó.

Fuente: INFOBAE