Compartir

La número uno del país se consagró campeona del W25 de St. Poelten en Austria y sumó el decimoquinto trofeo ITF de individuales de su carrera. Un triunfo clave para regresar al top 200.


Tras una semana agridulce en el W60 de Zagreb, en donde levantó el título en dobles pero no pudo defender la final de 2018 en singles, Paula Ormaechea tuvo una semana espectacular en el W25 de St. Poelten. La oriunda de Sunchales, se consagró campeona luego de vencer este domingo en la final a la húngara Reka Luca Jani, a quien ya había superado en los cinco partidos previos entre sí. Es su primer título de individuales de la temporada.

El partido no comenzó bien para la ex número 59 del mundo, ya que la europea quebró de entrada y volvió a doblegar el servicio de la albiceleste en el séptimo game. De este modo se puso 5-2 y cerró el set con su saque en 45 minutos.

En el segundo parcial ambas tuvieron más inestabilidad con el servicio pero Ormaechea tuvo 100% de efectividad en sus tres chances de quiebre y se impuso 6-3 para llevar la final al set decisivo.

Allí la argentina consiguió dos quiebres y se puso 4-1 en base a un juego muy prolijo y con tiros profundos que complicaron a Jani. Más allá de una reacción pasajera de la húngara cuando Ormaechea sacó 5-2 para partido, la tenista nacional no perdió el rumbo y provocó errores en su rival para capitalizar un nuevo break y llevarse 6-3 el parcial.

Tras el último winner, Ormaechea se lanzó al suelo en señal de su gran emoción. La jugadora de 26 años obtuvo así su decimoquinto título ITF de singles y, tras algunos puntos valiosos perdidos en las últimas dos semanas, volverá al top 200 en el listado del 23 de septiembre.

Foto: Archivo WTA Jurmala // Fuente: AADeporte