Compartir

Con la llegada de Alberto Fernández al sillón de Rivadavia y el retorno del justicialismo al poder, el deporte tendría por primera vez un ministerio, que estaría a cargo del presidente de San Lorenzo de Almagro.


Cuando Mauricio Macri asumió a la presencia, allá por diciembre del 2015, una de las promesas fue jerarquizar el deporte nacional, algo que lamentablemente nunca sucedió. No quiso, no supo o no pudo; nunca lo sabremos.

Carlos Javier Mac Allister fue el primero que tomó las rindas de la, por entonces, Secretaría de Deporte. Estuvo hasta el 2018, en el comienzo de los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebraron en Buenos Aires cuando, desde el Poder Ejecutivo Nacional, se le informó que no seguiría en el cargo, para dedicarse de lleno a la candidatura a gobernador de La Pampa.

Su luego fue tomado por Diógenes de Urquiza, pero no asumió de forma inmediata. ¿El motivo?, entre gallos y medianoche, el Presidente firmó un DNU donde la Secretaría pasaría a ser una agencia.

Sin penas ni gloria, De Urquiza será quien complete el mandato.

En diciembre la Agencia, pasaría a ser un ministerio que estaría a cargo de Matías Lammens, que fue candidato a Jefe de Gobierno Porteño, pero perdió en manos de Horacio Rodríguez Larreta.

En su periodo en San Lorenzo de Almagro, logró que que pocos lograron: campeón de la Libertadores, tener el mejor equipo de la Liga Nacional de Básquet, ser el primer club en profesionalizar el fútbol femenino, volver a Boedo, entre otras cosas.

Habrá que esperar la confirmación oficial, pero el nombre de Lammens es el primer que aparece en las oficinas que el presidente electo, Alberto Fernández posee en Puerto Madero.

Foto: Diario Popular