Compartir

La marplatense, campeona del mundo con la Selección de Hockey en 2002, pasará a la historia cómo la primera mujer en hacerse cargo del área.


Cuando Alberto Fernández tome jura a su gabinete la semana entrante, sucederán dos hechos históricos para el deporte nacional.

La  primera será que habrá un ministerio del deporte, del cual estará a cargo el actual presidente de San Lorenzo de Almagro, Matías Lammens; también tendrá a su cargo el turismo: es decir que será el de Ministro de Turismos y Deporte.

El segundo es que una mujer por primera vez tendrá en su poder a la Secretaría de Deporte.

Se trata de Inés Arrondo, que supo llenarse de gloria en el mundial de Perth 2002 con la selección nacional de hockey.

Además, fue la impulsora de que Las Leonas hoy sean reconocidas en todo el mundo con el nombre de ese felino.

Será la 13° autoridad desde el regreso de la democracia en el año 1983, cuando Alfonsín llegó al sillón de Rivadavia.

Durante esos 36 años, pasaron 12 funcionarios. Rodolfo O´Reilly fue el primero, y Diógenes de Urquiza el último, que asumió en Octubre del 2018, cuando terminaron los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Si sacamos cuentas, ninguno logró mantenerse en el cargo durante todo un periodo presidencial, algo que seguramente será, entre otras cosas, un gran desafió para Arrondo.

Allí se podría hablar, no de faltas de políticas deportivas, sino también de falta de proyectos de trabajo a largo plaza.

Cómo primera prueba de fuego, la flamante Secretaria tendrá los Juegos Olímpicos 2020, donde ya hay varios argentinos que lograron su plaza.

Asumirá con un fuerte respaldo de Alberto Fernández, pero también con una gran responsabilidad, que es la de lograr que los deportistas argentinos vuelvan a confiar en el gobierno nacional.

En declaraciones a diferentes medios nacionales, manifestó que está totalmente en contra de la venta del CeNARD, algo que deja tranquilo a los deportistas.

Será cuestión de ver que políticas deportivas implementa la nueva encargada del deporte nacional, y cómo repercute en todo el suelo argentino.