Compartir

Con una brillante segunda mitad, el Celeste le ganó por 84-75 a Barrio Parque en la final, alzándose con el título del Súper 4 en casa y ante su gente. Juan Rodríguez Suppi fue el MVP con 24 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias.


Oberá dio la primera estocada, con un par de buenas defensas en el inicio y adelante apoyándose tanto en el juego interno de Sánchez-Essengue como así también en el tiro perimetral (triple de Correa). Se disparó 7-2 en poco más de dos minutos, aunque Parque respondió también por la vía exterior y con dos bombazos de Rivata encontró paridad rápida.


Un explosivo Rodríguez Suppi condujo al dueño de casa a sostener una ventaja importante de 18-9 a falta de tres minutos para cerrar el primer parcial, sin embargo Parque se rehizo, volvió a apoyarse en la mano picante desde 6.75 con Reinaudi y Basualdo, y nuevamente igualó la historia. Casi sin dar lugar a parpadeos y en un arranque con muchísimo vértigo de ambas partes, un doble agónico de Kelly selló el primer parcial por 21-20 a favor de los cordobeses.

Bruera comenzó a hacer un trabajo sigiloso pero importante en el inicio del segundo capítulo, y Parque de a poco empezó a alejarse en el marcador, mucho más enchufado en el costado ofensivo (triple de Kelly y 30-24 para la visita). OTC trató de contrarrestar, tuvo algunas ráfagas con el siempre presente peso de Sánchez pero no fueron suficientes para frenar el aceitadísimo tiro de tres del Verde del Sur. Así fue cómo Parque llegó a tomar una renta de doble dígito: 40-30 a mediados del segundo capítulo, y tras nuevos triples de Ferreyra y Basualdo.

El Celeste siguió batallando, y es que tampoco la diferencia fue demasiado amplia para apagar las embestidas locales. Por eso, con algunos aportes de su tridente estelar (Sánchez, Rodríguez Suppi y Essengue), no dejó que Parque se escape. Mantuvo ese margen pero tampoco pudo acercarse en demasía ya que Mikulas tuvo su confiable rachita de puntos. Así, a pesar de que un doble del chico Roitman descontó en el final, Parque se fue al descanso largo con un buen semblante: 46-38 y diferencia de ocho unidades, dejando abierta la historia de cara a la segunda mitad.

Oberá ya había mostrado pequeñas muestras de una posible reacción en el final del segundo cuarto, y en el comienzo del complemento confirmó y potenció esa chance. Rápido, con una defensa mucho más agresiva y empuje en ataque, la historia cambió rotundamente. Ya no fue ese partido con brecha de +12 a favor del cuadro cordobés. Un triple del capitán Maxi Martín puso al local abajo por una posesión (48-45), y la presión de Oberá fue mucho más asfixiante a la ventaja que tenía Parque.

Los dirigidos por Villafañe no dieron el brazo a torcer, y lucharon contra esa embestida con oportunísimos triples de Landoni y Reinaudi. Sin embargo, Oberá forzó tanto que terminó generando una grieta, de la mano de un nuevo pasaje deslumbrante de Rodríguez Suppi, que con buenos puntos en la mano incluyendo dos bombazos casi consecutivos, puso por delante al local después de mucho tiempo: 57-56 a falta de 2:37 de terminar el tercer periodo. La gente también entró a jugar un papel importante dentro de la noche, a cancha llena y levantándose ante la valiente lucha del anfitrión.

Parque empezó a aturdirse, cayó en algunas fallas y faltas, parte de la revolución que también le generó OTC de la mano de un brillante Rodríguez Suppi. El entrerriano tuvo brillo propio más allá de la levantada colectiva, donde también hay que destacar el trabajo de Sánchez con correcciones clave cerca del aro. El elenco de Hiriart gestó una levantada soberbia, consiguiendo un parcial tremendo de 31 a 16 para cerrar el tercer cuarto arriba por siete: 69-62.

El Celeste ya había cambiado el juego en ese tercer cuarto, y mantuvo la calma y el orden en el segmento definitivo sabiendo que la clave estaba en ello. Parque no tuvo la misma efectividad que lo había caracterizado en el primer tiempo, y en el medio de cierto desconcierto rival terminó sacando ventaja un Oberá que, a medida que pasaron los minutos, se consolidó dentro de un pasaje con muy poco gol pero productivo para sus aspiraciones (75-70 a cuatro minutos del cierre).

Llegó entonces un nuevo bombazo de Rodríguez Suppi, en un momento determinante para empezar a rumbear el quiebre de la noche. Su triple, casi a la carrera, plasmó un sólido 78-70 a 3:30 del cierre, llamando a un rápido pedido de minuto de Villafañe para reordenar a Parque y buscar un vuelco. Los cordobeses buscaron y la pelearon hasta los últimos segundos, sin embargo OTC tuvo la frialdad para tener todo bajo control y encararse poco a poco rumbo al título. Fue final por 84-75, que se definió con libres de Maxi Martín (determinante en varios pasajes del encuentro) y Sánchez (la segunda gran bandera del campeón).

Y así, Oberá, generando algo histórico para la ciudad y la provincia, terminó festejando un campeonato soñado. De la mano de su MVP Rodríguez Suppi, con un entrenador que volvió a repetir título como Leandro Hiriart (segunda vez consecutiva campeón tras consagrarse con Salta Basket en la edición 2019), una gran actuación colectiva y un público que respaldó una noche inolvidable, OTC se bañó de gloria en este Súper 4.

Por Lucas Sebastián Leiva, para Prensa AdC