Compartir

Desde el COA le transmitieron el pedido a Matías Lammens, con el apoyo de los entrenadores y los protocolos necesarios. Fuente: Diario Clarín


Tras una videollamada que involucró a los principales directivos del Comité Olímpico Argentino, con Gerardo Werthein a la cabeza, y a integrantes de la Comisión de Atletas, el titular del COA se comunicó con el ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, para trasladarle una iniciativa: que se flexibilice la cuarentena para casi 150 atletas argentinos de elite, especialmente los que están clasificados a los próximos Juegos Olímpicos y los que están en camino a conseguir su boleto a Tokio.

El ex presidente de San Lorenzo se comprometió a conversarlo con el ministro de Salud, Ginés González García, para evaluar los alcances y la viabilidad de la medida. La primera oportunidad que existirá de que las excepciones se pongan en marcha si la cartera de Salud lo considera oportuno será cuando se inicie una nueva etapa en la cuarentena​, es decir después de este domingo 24 de mayo. Aunque todo hace indicar, luego de los últimos registros de contagio, que tendrán que esperar hasta al menos el 7 de junio.

La comunicación entre los directores técnicos nacionales y el COA es habitual y se hacen reuniones virtuales con una frecuencia no menor a las dos semanas. En las últimas, se habló de las diferentes federaciones deportivas y de sus protocolos de seguridad para poder reanudar las actividades normalmente.

Los mejores atletas están comprensiblemente preocupados por una cuarentena que ya lleva dos meses y durante la que, si bien se estuvieron ejercitando para no perder forma, en la gran mayoría de los casos debieron resignar la parte más específica de los entrenamientos.

Delfina Pignatiello ganó tres oros en los últimos Juegos Panamericanos. (Foto: Marcelo Carroll)

“El nadador de alta competencia necesita una pileta; el corredor necesita una pista; el que no está metido en esto quizás no lo entienda, pero para un deportista que hila tan fino como el de alto rendimiento, dos meses de parálisis te definen un año de trabajo”, razona Leonardo Malgon, entrenador de atletismo.

En ese sentido se había expresado en los últimos días la nadadora Delfina Pignatiello. “Ir a la pileta, al menos para un grupo de elite, es menos peligroso que ir al supermercado. Lamentablemente se nos pone a nosotros en la misma bolsa que a cualquiera que vaya a hacer pileta libre a nadar y nosotros somos atletas de elite que necesitamos entrenar para los Juegos Olímpicos”, explicó la especialista en los 1.500 metros libre en el podcast «Hola, qué tal, cómo estás?».

Gustavo Roldán, entrenador de Delfina y de las selecciones de natación, profundiza ante la consulta de Clarín: “Llevamos casi nueve semanas sin poder entrenar en el agua y si el nadador no toca el agua en una o dos semanas, pierde toda la sensibilidad con el medio acuático, algo que cuesta mucho recuperar. Otros países, aunque están en situaciones también críticas, aislaron a sus deportistas y se están entrenando, lo cual nos pone en una desventaja total”.

Una cuestión no menor es cómo llevar a la práctica la flexibilización para estos atletas. Está claro que no basta con dejarlos salir de sus casas: tienen que asistir a piletas o gimnasios que hoy por hoy se encuentran cerrados. “Se discutieron varias alternativas sobre las que se está trabajando, dependerá de cada deporte y hay lugares que ya se están evaluando”, dice Laura Martinel, entrenadora de la campeona olímpica Paula Pareto.

Daniel Díaz, subsecretario de Deportes, se estuvo comunicando en los últimos días con representantes de diferentes provincias, en las cuales los casos de coronavirus están en niveles muy bajos y en las que se pudo pasar a la fase 4. Hay varias localidades que se manifestaron dispuestas a recibir a los atletas para que puedan entrenarse con mayor tranquilidad.

Tanto la Ciudad de Buenos Aires como el Área Metropolitana de la Provincia quedaron en fase 3 y lo más probable es que se mantengan así tras el próximo anuncio, lo que dificulta las cosas para los deportistas que están en esos lugares. Además, el CeNARD, la cuna del deporte argentino y sitio de preparación olímpica por excelencia, fue adaptado para alojar a personas que vienen del exterior y deben cumplir con el aislamiento obligatorio.

El CeNARD, la casa de los deportistas olímpicos. (Foto: Germán García Adrasti)
El CeNARD, la casa de los deportistas olímpicos. (Foto: Germán García Adrasti)

Otro detalle no menor es que de las hasta ahora 142 plazas que Argentina se garantizó para Tokio 2020, 117 pertenecen a los deportes de conjunto. Si bien podría parecer por un lado que quita “fuerza” al pedido (las disciplinas colectivas serán las últimas en ponerse en marcha), también deja en claro que si se permite a los atletas de deportes volver a entrenarse, el movimiento será mínimo y los riesgos, menores.

Atleta y entrenador. Belén Casetta, junto a Leonardo Malgor y el mate, en la pista de Itén, Kenia.Foto: Cortesía Leonardo Malgor
Atleta y entrenador. Belén Casetta, junto a Leonardo Malgor y el mate, en la pista de Itén, Kenia. Foto: Cortesía Leonardo Malgor

“Es muy poca gente -enfatiza Malgor-. Lo que hace falta es una decisión, que la tiene el presidente y que entendemos que no tiene por qué saber de alto rendimiento. Por eso confiamos en los ministerios, el Comité Olímpico y el Enard, en el trabajo que están haciendo en conjunto. Ojalá este próximo fin de semana Alberto Fernández nos dé esa noticia que estamos esperando muchos y que los deportistas clasificados a los Juegos Olímpicos puedan empezar a moverse”.

Roldán completa: “Somos conscientes de que lo más importante hoy es la salud de la población. Pensando en eso, elevamos protocolos acordes con los cuidados necesarios, pero estamos a disposición de lo que las autoridades dispongan. Ojalá podamos volver a entrenar a la brevedad”.

Fuente: DIARIO CLARÍN

Foto destacada: Milka Kraljev (remo), Lucas Guzmán (taekwondo), Federico Molinari (anillas), Paula Pareto (judo), Marisol Carratú (handball), Giselle Andrea Kañevsky (hockey) y Jan Martinez (vóley) en el CENARD, durante una producción de Clarín previa a los Juegos Panamericanos de Lima 2019. (Foto: Maxi Failla)