Compartir

Belén Casetta tenía todo listo para empezar en Cachi el último tramo de la preparación hacia los Juegos Olímpicos. Recibió una respuesta negativa, pero encontró resguardo en el «Jardín de la República».


El tramo final de la preparación olímpica de una deportista argentina será en Tucumán. Sí, porque hoy por la noche Belén Casetta llegará a la provincia para entrenarse. Manejando su auto y con todos sus equipos a cuestas, la marplatense se instalará en la geografía tucumana durante varios meses buscando su mejor versión hacia la cita reprogramada en Tokio para 2021.El tramo final de la preparación olímpica de una deportista argentina será en Tucumán. Sí, porque hoy por la noche Belén Casetta llegará a la provincia para entrenarse. Manejando su auto y con todos sus equipos a cuestas, la marplatense se instalará en la geografía tucumana durante varios meses buscando su mejor versión hacia la cita reprogramada en Tokio para 2021.
No fue una elección, sino una decisión forzada por la pandemia que azota al planeta.

La especialista en los 3.000 metros con obstáculos tenía todo listo para viajar el sábado a Cachi, Salta. Entrenarse en altura era el objetivo para conseguir naturalmente un mejor desarrollo de glóbulos rojos, lo que aumenta la resistencia del atleta cuando regresa al nivel del mar. Pese a contar con el okey, gestionado por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, hace cuatro días las autoridades de la localidad salteña, cuyo jefe comunal es Américo Liendro, le comunicaron que no podía ingresar.

“Tenía todas mis cosas embaladas, mis equipos, compré alimentos para no tener que salir del departamento que me dieron allá, estaría aislada y sólo entrenarme”, explicó Casetta en TyC Sports. Ese plan, pero bajo un estricto protocolo de bioseguridad, será el que empezará a desarrollar desde hoy en “El Jardín de la República”.
La gestión fue concretada por Adriana Nofal, presidenta de la “Fundación Misión Deportiva” y referente del Comité Olímpico Argentino (COI) en la provincia. Además, viene asesorando al Ministerio de Justicia y Gobierno en cuanto a los protocolos deportivos de flexibilización de la cuarentena. Según contó, Casetta salió de Mar del Plata ayer. “Tenía planeado hacer noche en San Nicolás y retomar viaje a las 8, como establecen los permisos en rutas nacionales. Estará llegando antes de las 22, ingresando por ruta 9, el límite de la provincia que está habilitado”, detalló Nofal el protocolo. “Personal policial la acompañará hasta la Terminal de Ómnibus donde se le hará el primer hisopado. Pasará la cuarentena obligatoria durante 14 días y volverá a ser testeada al quinto. Si todas las pruebas dan negativas, quedará liberada”, agregó.
Ese será el momento en que sólo los Juegos Olímpicos ocuparán la mente de la corredora. Desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia, la vida fue difícil para todos. A Casetta la sorprendió en Kenia, donde ya estaba haciendo una adaptación en altura. El regreso fue bastante dramático, luego la cuarentena en el país se hizo por demás extensa y muy contraproducente para el ciclo olímpico. A tal punto que la nadadora Delfina Pignatiello dijo públicamente que, de no flexibilizar el entrenamiento, tomaba como opción no competir en Tokio. Fue el “empujón” para que el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, y el ministro de Salud, Ginés González García, mediante un acta administrativa autorizaran a los atletas clasificados a retomar el entrenamiento. Por ello es que Casetta puede estar en Tucumán. Desde aquí podrá optar por puntos estratégicos de altura en los Valles Calchaquíes. Sin dudas, la primera opción que tomaría es Tafí del Valle que, con sus más de 2.000 metros sobre el nivel del mar ya fue elegida dos veces por las selecciones argentinas de remo y canotaje y por el equipo de lucha olímpica. Con “altura” y sin estrés, Casetta piensa sólo en entrenarse.