Compartir

Jasvir Romero se convirtió en la primera deportista trans en jugar la Liga Argentina de Vóley Femenino.  Junto con el Centro 5 de La Rioja, la jugadora está escribiendo una de las páginas más importantes de la historia del deporte argentino, en cuanto a inclusión y derechos.


“El sábado fue un día muy importante. Más allá de que debutábamos con el equipo en primera, yo estaba muy nerviosa y ansiosa. Hablé con mi mamá y lloré de la emoción”, cuenta la opuesta del plantel de primera.

“Yo nunca tuve una profe que me enseñara. Siempre iba viendo y aprendiendo de mi hermana, que por ella comencé con al vóley en Chamical y ahí, en los torneos que jugábamos conocí a la Profe Nadia”

“Jasvir, además de ser una excelente jugadora es una muy buena compañera con todas las chicas. La tomaron como una jugadora más”, enfatiza la Profesora Nadia Torres, fundadora de la escuela de vóley del CEF.

“Sé que hay personas que me critican, pero yo hago oídos sordos. Estoy muy feliz de estar donde estoy, y espero que muchas más jugadoras trans se animen a luchar por sus sueños”, expresa Jasvir.

“No directamente, pero si recibí mucha discriminación por tenerla a ella en mi equipo. Pero gracias a dios siempre recibimos el apoyo de mucha gente para seguir adelante. Le agradezco mucho a todo el Gobierno de La Rioja, a nuestro Gobernador Quintela; al Ministro Martínez; a la Ministra Pedrali, al Secretario Córdoba; y a la Secretaria de la Mujer, Género y Diversidad, Lourdes Ortiz que no solo le brinda un gran apoyo y acompañamiento a Jas, sino que lo hace con todo el equipo”, agrega Torres.

El resto de las jugadoras, con muchos años en el vóley riojano y nacional y algunas con paso por la selección de nuestro país, incluyeron a Jasvir con absoluta naturalidad. Esa actitud es algo a imitar por el resto.

“Te amamos Jas”, “Nosotros aprendemos de ella”, “sos un orgullo para nosotras”, eran los comentarios del plantel durante la entrevista.

Eso habla a las claras de que el Centro 5, no pensó en el género como un determinante o condicionante a la hora de consolidar a “Las Naranjitas” entre los equipos de la elite del vóley argentino.

“Yo le diría a la Jasvir que entró a una cancha por primera vez, que si se pudo. ¡Que lo logramos! Pienso que el día que vea de nuevo a mi mamá, me voy a unir con ella con un abrazo y voy a llorar, pero de la emoción de este momento”, finaliza la jugadora.

El vóley, al igual que el futbol con Mara Gómez de Villa San Carlos, es otro deporte que da un paso importante para la igualdad de derechos en razones género. Esta es otra de las luchas que el movimiento LGBTIQ+ conquista y seguirá conquistando.