Compartir

El elenco «Eterno» no supo cerrar el juego y se le escapó en la última jugada. Fue triunfo por 78 a 77, para el conjunto cordobés. El próximo encuentro para los dirigidos por Fabricio Salas será este martes.


Por la segunda fecha, Riachuelo no pudo sacarse la mufa en la segunda categoría nacional y terminó cayendo de manera ajustada. En el cierre del encuentro, San Isidro de San Francisco se llevó la victoria y el elenco riojano se quedó con las manos vacías.
El juego fue de trámite muy cambiante, pero otra vez Riachuelo demostró gran actitud para arribar a los instantes decisivos con grandes chances, aunque la suerte no lo acompañó en un dramático desenlace, que fue favorable al elenco cordobés.
Riachuelo demostró estar a la altura de la competencia, destacándose en el juego ofensivo dos hombres claves en diferentes pasajes del juego: Alejandro Spalla y Joaquín Baeza, autores de 24 y 23 puntos, respectivamente. Por el lado del conjunto ganador, el máximo anotador fue Juan Oberto con 22 tantos.
La victoria cordobesa se cimentó con parciales de 17-18, 27-15, 16-21 y 18-23, siendo clave la defensa en la última bola, que le aseguró el triunfo a San Isidro.
De esta manera, en dos presentaciones en este certamen, Riachuelo no pudo obtener la victoria en la primera burbuja de la Liga Argentina 2021. Tendrá que recuperar soldados y aprovechar el descanso, para la próxima presentación, que será este martes frente al anfitrión Barrio Parque de Córdoba.

Riachuelo 77 (18-15-21-23)
San Isidro 78 (17-27-16-18)
Estadio: Barrio Parque
Jueces: Alejandro Zanabine, Micaela Prado y Andrés Barbani.
Riachuelo: Ricardo Fernández 6, Joaquín Baeza 23, Antone Robinson 4, Marcos Gambino 1, Alejandro Spalla 24 (FI); Lucas Gallardo 0, Arian Gutiérrez 1, Lautaro Velázquez 4, Thiago Dasso 6, Juan Meza 8. DT: Fabricio Salas.
San Isidro: Nicolás Solari 15, Tomás Aimaretti 2, Juan Oberto 22, Federico Zezular 20, Adrián Forastieri 3 (FI); Agustín Vergara 6, Santiago Assum 10, Jerónimo Suñe 0, Ignacio Cuesta 0, Jeremías Diotto 0. DT: Gastón Torres.

Fuente: Prensa Riachuelo